martes, 30 de septiembre de 2014

Un enfoque a nivel personal ¿Como afrontamos la transición o colapso?

Los momentos que por suerte o desgracia nos ha tocado vivir,  son momentos de gran incertidumbre, interesantes desde una perspectiva histórica, pero duros y desgarradores a nivel personal para la gran mayoría de la población.

Una vez llegamos a comprender, y a aceptar en que situación nos encontramos, es fácil caer en el desánimo, en la desesperación y en un estado de tristeza y preocupación permanente. Esto lo he vivido, y lo sigo viviendo en mi propia experiencia, y es que la perspectiva de un más que probable colapso, o de estar caminando por un alambre sin red bajo nuestros pasos da vértigo a cualquiera.

Esta entrada no pretende dar lecciones ni consejos, que no tengo ni para mi (mis ganas locas...) sino más bien dejar una serie de reflexiones y vivencias que he tenido la ocasión de vivir y experimentar durante la transición personal que intento llevar a cabo, sin éxito muchas veces, y plagada de errores, de los que debemos intentar aprender.



El mensaje por la transición y el decrecimiento ordenado, al ser tan crítico con el modelo consumista actual, con los valores materialistas y de crecimiento perpetuo, en muchas ocasiones genera rechazo. Esta respuesta es natural, ya que mucha gente se lo toma como un ataque personal. Además, por norma general, tenemos instalado en nuestra mente un concepto distorsionado y condicionado del crecimiento económico, con connotaciones positivas, como el progreso, la tecnología y un futuro mejor basado en estos dos parámetros. Esta idea preconcebida choca de frente con el mensaje de decrecimiento o simplicidad voluntaria en una sociedad educada en valores materiales y de consumo, lo cual en muchos casos desencadena respuestas poco agradables, pero comprensibles, como son el enfado o la negación, que solo pueden superarse con paciencia por parte del divulgador, y con voluntad del otro contendiente, por lo que es un proceso arduo y costoso.

La negación es un mecanismo de respuesta natural frente a problemas o situaciones incómodas, que se basa en negar la existencia o relevancia de un hecho, y de esta forma no enfrentar dicha realidad. Esta respuesta la he encontrado y sufrido en numerosas ocasiones y situaciones, empezando por mi mismo, y siendo casi la norma como primera reacción ante la descripción o contextualización de la situación actual. Eso si, he de admitir que a veces el tacto no es uno de mis puntos fuertes, y es algo que debemos tratar de cultivar, ya que entrar cual elefante en cacharrería es contraproducente, y genera respuestas negativas en la mayoría de casos.



Similar a esta reacción anterior, tenemos otra variante, que sería la "sordera selectiva", que es ni más ni menos que escoger aquello que me es fácil de digerir, o que me permite seguir cómodamente con mi vida sin realizar cambios costosos o significativos, desechando aquello que si suponga un verdadero reto o nos saque de nuestra dinámica actual.

Entre los ejemplos típicos de esta actitud o respuesta, se encuentra el tecno-optimismo, que lleva al ser humano a creer o aceptar las buenas noticias científicas, y a negar las malas noticias de boca de los mismos científicos. Este calificativo genera respuestas muy negativas cuando se usa en una discusión, al tomarse como un ataque personal, cuando es más una respuesta habitual y natural en el ser humano, dado el condicionamiento y la educación que la mayoría hemos recibido a través de los medios de comunicación, y también la industria cinematográfica, que han conseguido distorsionar nuestra concepción de la realidad y nuestras espectativas y fe en la tecnología como fuente inagotable de resolución de problemas.

Personalmente, soy el primero que desea que la tecnología nos resuelva la papeleta, y tengamos un futuro mejor, pero no debemos cae en un pensamiento ilusorio o wishful-thinking. Lo mejor es tratar de ser lo más racional posible respecto a noticias que anuncian grandes progresos tecnológicos y que esbozan un futuro tecnológico de alta intensidad energética; buscar información o consejo de científicos u otras personas con experiencia en un determinado campo, para tratar de esclarecer si lo que nos cuentan es factible o no, y si lo es, en que grado. Un ejemplo muy bueno al respecto es el del coche eléctrico, que la gran mayoría de gente da por sentado que sustituirá al actual parque automovilístico, lo cual es poco probable, por no decir imposible, dados los problemas de escalabilidad, por la cantidad de cobre necesaria para ello, las reservas actuales de este metal y el tiempo e inversión necesarios para acondicionar estas infraestructuras. Pedro Prieto lo explica de forma clara y concisa en su post "El sueño roto del motor eléctrico".

El problema esta en enfocar el futuro siempre en la óptica del BAU, es decir, en tratar de encajar el esquema de sociedad y consumo actual en unos parámetros digamos más "verdes" o sostenibles, al menos desde el punto de vista inocente o ingenuo, sin tener en cuenta si esos cambios son realizables o efectivos, y sin promulgar un verdadero cambio de hábitos de consumo, y lo que ello implica, una autocrítica a nuestra forma de vida actual. Y esto no sería más que un lavado de cara verde o green wash, pero no supondría un cambio real y sustentable a medio plazo. A este carro se suben grandes empresas que pretenden dar una imagen más comprometida, cuando en realidad no es más que maquillaje superficial.






El cambio, si de verdad queremos salir adelante, deberá ser más profundo e integral, al menos si queremos evitar  el escenario de decrecimiento desordenado al que tal vez nos estemos enfrentando. Y algo está claro, cuanto más tardemos en enfrentarnos al problema y a cambiar, el proceso de adaptación será más difícil, traumático y frágil, aumentando los riesgos de manera significativa, y disminuyendo nuestras probabilidades de éxito.

Debemos orientar los pasos en la dirección de la simplicidad voluntaria, es decir, hacia reducir nuestra exposición al consumo como fuente de ocio y felicidad, tratando de basar esta en términos no materiales, y buscando una mayor interacción social con círculos de gente con los que compartas inquietudes. Por mi propia experiencia, puedo decir que el dinero no da la felicidad, y que en las épocas en las que he ido muy holgado económicamente no han sido necesariamente en las que mayor satisfacción personal he conseguido.

Como referencia, dejo un hilo del foro "Transición Estructural" que me marcó personalmente, llamado "La transición personal; como cambiarnos nosotros mismos". Mis agradecimientos al autor del mismo, y en general a este foro y la gente que allí participa, que me han aportado muchísimo los últimos años, pese a algunas discrepancias sanas con algunos participantes en el.

Por último, como ya he comentado antes, todo esto no pretende ser una moralina, ya que son principios que ni yo mismo cumplo a menudo, pese a que esté intentando caminar en esa dirección; se trata de exponer ciertas ideas, a fin de conseguir remover nuestras conciencias y generar una reacción, por pequeña que sea, frente a la multitud de retos que se nos presentan tanto social como individualmente.



martes, 23 de septiembre de 2014

Panorama Geopolítico y Guerras por los Recursos Energéticos

Como comenté en la presentación del blog, la situación geopolítica actual esta muy caliente, y sin visos de enfriarse, ya que en este juego de hegemonías parece no haber lugar a la diplomacia y a la cooperación internacional.

La potencia hegemónica actual desde el fin del la Segunda Guerra Mundial, los EE.UU., atraviesa una crisis económica sin precedentes, que han podido sobrellevar de forma más "digna" que muchos otros países gracias a que su moneda, el Dólar, es la moneda de referencia a nivel internacional, y controla algo tan importante como el comercio del petróleo. De esta forma, los EE.UU., a través de la Reserva Federal, ha llevado a cabo políticas económicas expansivas sin precedentes en su historia, y ha exportado su inflación por todo el mundo.

Histórico de la deuda pública de los EEUU


Pero, ¿Qué pasa cuando ciertos actores empiezan a intentar "salir" de esta situación? Los BRICS (Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica) llevan tiempo organizando una forma de independizarse económicamente y soberanamente del yugo del Dólar. Propuestas como la "Cesta de monedas" o el Fondo Monetario Internacional alternativo creado por los BRICS suponen el paso de un mundo unipolar a uno multipolar (o bipolar), o si se mira desde el prisma de los EE.UU., o mejor dicho del de su élite económica y poder político, una amenaza a su posición de poder.

Podemos leer y escuchar declaraciones del presidente Obama, declarando la "excepcionalidad" de los EE.UU, en un intento de justificar y enrocarse en esta posición para defenderla al precio que sea. Bajo estas argumentaciones, se construyen políticas como la Doctrina Wolfowitz, con la que básicamente se afirma que cualquier amenaza a su estatus de superpotencia hegemónica, será sujeto de una respuesta unilateral y preventiva, con el fin de mantener su posición privilegiada.

Esto no pretende ser un alegato contra los EE.UU, si no más bien explicar en que situación estamos bloqueados La lucha por el poder, por el control de los recursos energéticos, por las esferas de influencia, han vuelto con la decadencia de la Pax Americana, igual que sucedió con la caída de imperios anteriores, como el Romano, el Ruso o el Británico. Ningún imperio dura para siempre, por mucho que muchos pensadores e ideólogos estadounidenses así lo afirmaran desde sus think tanks en la década de los 90', como es el caso de Fukuyama, y su "Fin de la historia y el último hombre".

La geopolítica ha vuelto para quedarse, y debería basarse en la cooperación y en el debate a nivel internacional, buscando soluciones globales a los retos que nos enfrentamos, no basarse en el enfrentamiento y competencia, ya que ese camino tiene un final muy feo.

Respecto a la actualidad, vemos que los medios de comunicación van alterando el objetivo de su foco, según convenga a quien les dan de comer. Una semana solo oímos sobre Ucrania, las dos siguientes silencio sepulcral (Como después del incidente del Avión MH17). Luego maratón de ISIS y del Estado Islámico, con ejecuciones a cuchillo en directo, a fin de impactar e impresionar al público. La mayoría de análisis sobre estos conflictos en los medios de comunicación cuentan una versión unificada, bastante poco crítica y exhaustiva, por no decir tendenciosa, en mi opinión, con objeto de manipular a la opinión pública occidental. Hemos vivido campañas de demonización de Putin y Rusia, culpabilización sin tapujos de estos, pese a que las investigaciones al respecto no parecen estar muy claras . Ruego a los lectores que se formen una opinión propia respecto a lo sucedido en Ucrania, el MH17 y cualquier otro conflicto, ya que en tiempos de guerra, la primera víctima es la verdad, y como la mayoría ya sabrá, nuestros medios de comunicación se venden al mejor postor, olvidándose de la veracidad de la información.

Campaña de demonización de Vladimir Putin

Sobre el "nuevo" conflicto en Irak-Siria, con el Estado Islámico de por medio, también se puede leer de todo en la red. Desde un punto de vista de intereses económicos y energéticos,  de fondo puede estar el tránsito de gas desde Qatar y Emiratos Árabes, a través de Irak y Siria,  (Gasoducto Nabucco) pero son solo especulaciones que se pueden leer en portales como ZeroHedge.

Tanto Siria, como Ucrania, comparten la característica de ser países de tránsito de gas natural y de petróleo, y por ello, son más sensibles a la aparición de conflictos en estos tiempos de turbulencias geopolíticas . En el caso de Ucrania, podríamos decir que es el patio delantero de Rusia, y se está agitando de forma peligrosa e irresponsable por parte de Occidente. La situación de crisis de Occidente, de la cual no tiene visos de salir a corto plazo, lleva a los que toman decisiones a forzar escenarios como la guerra, para escurrir el bulto, y para la destrucción de la deuda, el "reset". Conociendo como se la gasta esta "élite", no me extrañaría que se buscase un "alivio de la presión demográfica" y de la demanda energética por la vía bélica.

Sobre el tema geopolítico, esta entrevista al profesor Andrés Piqueras en Attac tv me pareció muy completa:

Juego de Imperios
"Las grandes potencias despliegan en tableros de otros países su partida en busca de una redefinición geoestratégica mundial. Son movimientos de una nueva "guerra fría" que - según señala Andrés Piqueras, profesor de Sociología y miembro del Observatorio Internacional de la Crisis- pueden llegar a desencadenar conflictos nucleares localizados.
Irak, Chipre, Libia, Siria; ahora Ucrania y Crimea; más pronto a más tarde, Venezuela. Son algunos de los escenarios donde en forma de golpe de estado, guerra civil o "corralito" financiero, Estados Unidos se resiste a perder su hegemonía, ligada al dólar y al control del petróleo y las materias primas. China y Rusia son los otros actores principales en esta fase de capitalismo mutante que, a riesgo de jugar con el colapso económico y la creación de estados fallidos, puede devenir en capitalismo suicida."

http://www.youtube.com/watch?v=p00MngwZzfI

Además, tenemos abiertos en el mundo muchos más conflictos, menos mediáticos, pero que apuntan en la misma dirección, el alcance de cenit del petróleo, bajadas en el consumo y acceso a la energía. Un ejemplo de este vacío informativo sería Yemen, sobre la que recientemente hemos podido leer sobre la dimisión de su primer ministro después de varios días de conflicto armado en la capital. Miren esta gráfica sobre la producción y consumo de petróleo.


Se trata de un "Canario en la mina", un espejo en el que mirar lo que puede llegar cuando un país agota sus recursos energéticos y es incapaz de financiar o endeudarse para seguir consumiendo.

La verdad es que da verdadero pánico pensar que es muy posible que este sea el escenario futuro para nuestra civilización, si bien, se supone, que cuanto más estructurada, preparada y concienciada este la sociedad de un país, menos traumática será la supuesta transición. Por supuesto, en un escenario energético como el que prevée Gail Tverberg, cuesta imaginar que no haya una disputa encarnizada por los recursos energéticos y su distribución/explotación.


Como cierre de esta entrada, me gustaría disculparme por la frecuencia de posteo y la densidad informativa de los mismo. He recibido consejos y críticas constructivas sobre ello, e intentaré dosificar más las entradas, y ser más conciso. En mi defensa diré, que dada necesidad urgente de concienciación social y la generación de masa crítica, creo que condensar la información puede hacer entender la situación a aquellos interesados en comprender en que momento nos encontramos.

Honestamente, creo que es un poco como el castigo de Sísifo, pero rendirse sin presentar batalla, aunque solo sea intelectual e ideológica, no debería ser una opción. Que no nos quiten el derecho al pataleo.

Un abrazo.

domingo, 21 de septiembre de 2014

La Atomización Social, y el individualismo aislacionista


Un aspecto fácilmente observable en nuestro sistema social actual, y mucho más en el occidental, es la primacía del individualismo frente a la conciencia colectiva. Desde bien pequeños, en los medios, en el sistema educativo y en el ambiente general, se nos inculca el pensar que de alguna forma, estamos aislados del destino del resto de la sociedad, como si viviésemos en una burbuja. Con preocuparnos por nosotros mismos, y salir adelante, es más que suficiente. Y es natural que, para poder funcionar en un sistema social que genera desigualdades a nivel local, y más evidentemente a nivel global, tengamos que "desactivar" la empatía, alienarnos o deshumanizarnos para no caer en una depresión profunda al entender que nuestra comodidad se basa en la esclavitud  y en la exclusión de mucha otra gente, para que otros mantengan niveles de consumo y bienestar elevados. Esta "solución" es mucho más cómoda que abogar por el cambio integral, y si por algo nos caracterizamos los seres humanos es buscar la solución fácil. Debemos hacer autocrítica, pero siempre entendiendo y aceptando nuestra naturaleza.


Contrastes de nuestro sistema, que simplemente ignoramos o no vemos.

La promesa del sistema imperante, sobre que el esfuerzo en la competición con nuestros semejantes nos garantizará el éxito, la riqueza y la abundancia, además de ser falsa,  ya que la meritocracia ni está ni se le espera en un sistema corrompido hasta la médula que funciona más bien a base de enchufismos y amiguismos, lo que hace es alimentar la voracidad humana, dejando atrás actitudes tan deseables como la cooperación. Un sistema que premia y estimula la competencia y la competitividad, y se olvida o incluso castiga la cooperación (véase leyes como la del Crowfunding), está condenado al fracaso. Como explica Peter Turchin, en su "War, and Peace, and War", la pérdida de valores como la cooperación y la cohesión social en las sociedades, es una de las causas detrás de la caída y desmoronamientos de grandes civilizaciones en el pasado, y posiblemente este detrás de la evidente decadencia de la sociedad Occidental. Mientras la mayoría de la sociedad siga pensando que la solución está en la competición y no en la cooperación, en el crecimiento ciego, en vez de en la simplicidad voluntaria, seguiremos en la fábula del burro y la zanahoria, o cual hamster corriendo en la rueda de su jaula, no solo sin llegar a ninguna parte, si no agravando la situación.

El burro persigue la zanahoria, que seguro nunca alcanzará.

La desactivación del cooperativismo en la sociedad de la información es algo evidente y tangible. El mantener a la sociedad dividida, en función de problemas de importancia vital secundaria, basándonos en la escala de necesidades humanas Pirámide de Maslow, consigue atomizar y enfrentar a la población con temas como la religión, los nacionalismos, la orientación sexual (temas que a mi juicio deberían pertenecer al ámbito privado de cada individuo) y multitud de temas que comparten la apelación a las entrañas, al nervio y a las bajas pasiones humanas, difíciles o casi imposibles de controlar para la mayoría de personas. En vez de tratar de educar en el respeto a la diferencia y a la tolerancia, la dinámica de enfrentamiento es mucho más "útil" para dirigir y pastorear a la sociedad, como si de un rebaño se tratase. Esto es algo más antiguo que el cagar, y se ha utilizado desde siempre, por las clases dominantes para generar conflictos y poder escurrir el bulto en lo que a responsabilidades se refiere. Pueblo enfrentado, élite impune, o la máxima latina Divide et Impera.

Manipulación de la opinión pública y pastoreo


Para ser justos y ecuánimes, remarcar que dada la "pereza" inherente al ser humano, siempre nos es más fácil culpar a un colectivo, minoría o punch al que atizar y sobre el que descargar culpas, antes que asumir responsabilidades, y tratar de mejorar día a día.

Lo grave de esto, es que está generalizado, ya es parte de nosotros, y dificulta, cuando no hace directamente imposible los acuerdos de bases mínimas entre colectivos sociales supuestamente enfrentados, que por pura lógica comparten objetivos primarios comunes. Todo esto es una verdadera pena, cuando en los años que llevo en la red, he podido observar una especie de "pensamiento colectivo y colaborativo" que se genera en redes sociales, que es muy frágil debido al enfrentamiento, al orgullo por tener la razón siempre, aun sin pruebas o argumentos demostrables, a prejuicios o a disputas a nivel ideológico.

Las ideologías son muy importantes, y necesarias, pero el respeto a la diferencia y la heterodoxia en los tiempos que corren son al menos igual de importantes, ya que desde la diferencia, el debate, la diversidad y la discusión es donde aparecen enfoques distintos, que van siendo maleados por parte de los contendientes, dando puntos de vista variados, que ayudan a encontrar soluciones más ingeniosas, o explicaciones más amplias de un determinado problema. Desde la ortodoxia estamos abocados a un enfrentamiento estéril.




Para el abordaje del tema de la Transición o Colapso del sistema, de la encrucijada que da nombre a este blog, deberíamos aprender una forma eficaz de divulgar, para intentar llegar a la mayor cantidad de gente posible, evitando asustar y tratando simplemente de hacer entender la situación. La cuestión es, ¿Quiere la gente entender el problema, o quiere que se lo solucionen desde fuera? La comodidad en la que estamos instalados, y que nos bloquea a no querer salir de nuestra zona de confort, junto con la indefensión aprendida, son las trabas más grandes para intentar generar la masa crítica, tan necesaria para el cambio de paradigma, que sin ella no tendrá lugar y nos veremos precipitados al colapso.

¿A qué esperas para plantar semillas crÍticas a tu alrededor?

viernes, 19 de septiembre de 2014

Toca Decrecimiento; ¿Ordenado o Desordenado?


Que lo que ya está llegando es la fase de Decrecimiento es algo difícil de discutir, ya que salvo que aparezca de repente una fuente de energía que pueda suplir el vacío que irá dejando el petróleo y sus derivados (lo cual sería Cisne Negro positivo de unas magnitudes colosales, que obviamente la mayoría de la gente no concebimos a día de hoy), lo cual no parece demasiado probable, por lo que no debemos albergar demasiadas esperanzas tecno-optimistas. Que se recurra a petróleos no convencionales, con bajas TRE y de difícil obtención y procesado es prueba de que no hay "plan B", al menos por el momento.

Desde los gobiernos e instituciones de la mayoría de países, se está empleando un maquillaje contable para disfrazar nimias recuperaciones, manipulando datos macroeconómicos, modificando la forma clásica de calcularlos (por ejemplo, incluyendo la prostitución y el tráfico de drogas en España), con el objetivo de vender mediáticamente una supuesta salida de la crisis y una vuelta a la senda del crecimiento económico. En muchos casos, se disfraza el fenómeno económico "Rebote del Gato Muerto", como si de una recuperación firme y estable se tratara, siempre ayudándose de los Medios de Comunicación de Masas (MSM), fieles lacayos de quien les "apoye" económica e institucionalmente.


Tanto los gobiernos, como la población que los sustenta (por acción o inacción) en la poltrona de poder, tendríamos que elegir la forma de Decrecimiento que queramos aplicar desde este mismo momento, pero me temo, que ni se nos va a preguntar, ni estamos muy mentalizados de que la "solución" menos dolorosa pasaría por un Decrecimiento Ordenado (DO). Por lo general, se sigue enarbolando la bandera del crecimiento como si de la tierra prometida se tratase, ignorando las muchas señales que nos indican justo lo contrario.

Esta ceguera, esta negación, de momento, nos lleva hacia el escenario de Decrecimiento Desordenado (DD), al no intentar cambiar y adaptarse a la situación venidera, lo cual requiere años, esfuerzo y por que negarlo, algo de sufrimiento al tener que cambiar hábitos muy arraigados en la sociedad. Lo que pica cura, una especie de hormesis a nivel sociológico sería muy deseable, pero de momento, no parece haber una masa crítica en pro del DO.

Por contra, parece que el DD si cuenta con más adeptos, sea de forma voluntaria o inconsciente, o desde una posición de poder o de ciudadano raso, se ven muchas actitudes que nos abocan a este desorden, colapso o shock, que traerá a la fuerza los cambios que nos hayamos negado a llevar por la vía voluntaria. Aquí podemos aseverar que, cuanto más nos demoremos en empezar una transición de modelo, más probable será un Colapso y más traumáticas sus consecuencias, al ser menor el tiempo de adaptación al cambio o más grave la situación a la que deberemos adaptarnos.

Como ya hemos hablado, la opinión mayoritaria y la sostenida por los MSM, es que la solución es crecer más, y el ímpetu de nuestro sistema para perpetuar ya sea a base de degradar el bienestar social o el medio ambiente, o a base de falsear los datos macro, solo nos adentra en un futuro escenario más adverso, al haber procrastinado hasta el límite. Es lo que tiene, que solo tengan altavoz mediático suficiente los economistas "gurús"del crecimiento, que basan sus análisis y predicciones en base a lo que les conviene, atendiendo solo a intereses personales. Al pensar en las previsiones y escenarios de estos "Econolistos", me viene a la mente el ejemplo que menciona Nicolas Nassim Taleb en su "Cisne Negro" y "Antifrágil" del pavo, que como desde pequeño ha sido alimentado y tratado como si fuese una mascota, no se espera  el día de Acción de Gracias, y su sacrificio es una sorpresa para el, ya que nunca se había enfrentado antes a esa situación, por lo tanto, no entraba dentro de sus planes futuribles:


Luego, hay otro tipo de opiniones, que aun conociendo la situación actual, y aceptando las premisas de que si toca decrecer, prefieren continuar como siempre (BAU), dando por inevitable el colapso en ciernes, manteniendo una postura que podríamos bautizar como "atomarporculismo", y muy arraigada en el pensamiento dominante en el Españistan; recordemos el mantra de la Burbuja Inmobiliaria, de los llamados "nunca-bajistas", que decían, con otras palabras algo como "Antes de malvenderlo [el pisito] lo quemo". Un ejemplo de esta tendencia de opinión, que entiendo, pero por supuesto, no comparto, la podemos ver en un texto de Javier Pérez, que pudimos leer en The Oil Crash recientemente. Todos tenemos días en los que se pierde la esperanza, pero caer en esta posición en el momento actual nos lleva a nihilismo peligroso, que reniega siquiera de intentar paliar o redistribuir las cargas del cambio de paradigma de forma más justa y equitativa, y simplemente dejarse llevar a la deriva por los acontecimientos. El conocimiento es poder, al menos poder de influencia en nuestros círculos cercanos, por lo que debería ser nuestro deber moral el divulgar y tratar de concienciar al menos a quienes nos rodean. Aunque he de admitir, que a veces es harto complicado mantener esperanzas y ganas de seguir remando a contracorriente, entonces es cuando la misantropía puede apoderarse de nosotros.

Todavía hay posturas que abogan por un DD más duro y traumático, los warmongers, gente que desde posiciones de cierta influencia (política, periodismo) aboga por la guerra y por la destrucción, imagino que con visos de disminuir la demanda energética y el consumo, allá donde se genera el conflicto, o simple y llanamente por defender los intereses de aquellos que tienen la intención de apropiarse de los recursos energéticos del país en cuestión. Vemos que viene siendo tónica habitual la generación de estados fallidos y desestructurados, en los que el consumo disminuye; tenemos como ejemplo a Irak, Libia, Egipto o la misma Ucrania, que de alguna u otra forma tienen tintes energéticos detrás. Detrás de todo esto, además de los intereses económicos, hay una gestión de riesgos nula y un cortoplacismo patológico bastante preocupante. En Ucrania hemos visto como el hijo del vicepresidente Joseph Biden ha tomado la batuta de la principal empresa gasística del país, con intenciones de explotar vía Fracking recursos en la zona. La verdad que asusta de lo que son capaces algunos por asegurarse "su futuro", como si no fuese este ligado al del resto de la humanidad.

Mientras, en el otro lado, los grupos que abogan por un DO, son ignorados o ninguneados, al carecer de altavoz mediático necesario o simplemente por la "incomodidad" para muchos del mensaje decrecentista. La cuestión, es que ignorar los problemas no los hace desaparecer.



Por último, dar un mensaje de animo, y agradecimiento, a todas aquellas personas que desinteresadamente dedican su tiempo y esfuerzo a luchar por un cambio, si no a mejor, al menos que palie y minimice el trauma en estos momentos de confusión sistémica. Pese a que se nos pueda llamar agoreros, pesimistas, amargados o incluso "conspiranoicos" (si, me han llegado a llamar así), no hay que desistir, al menos hay que seguir diciendo lo que de momento no tiene su espacio en los principales medios de comunicación.

Un saludo.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Presentación

Un blog para el seguimiento, análisis y debate de la actualidad local y global, desde diversos puntos de vista, como el ecológico, energético, económico, sociológico y geopolítico. La idea es que este sitio web sirva para contrastar diversas fuentes, interpretar y explicar el momento de transición histórica en el que estamos inmersos, y poder interpretar, aun dando palos de ciego, hacia donde nos dirigimos.

 

Tras varios años leyendo e indagando sobre lo que, ante mis ojos comenzó siendo una "crisis" sin más, movido por la curiosidad, el espíritu crítico y la necesidad de interpretar los acontecimientos que estamos viviendo, me animo a abrir un blog personal, en el que ir volcando reflexiones, noticias y análisis, y de esta forma dar rienda suelta al ensayista autodidacta que ha ido creciendo dentro de mi.

¿Por qué estamos viviendo una "Encrucijada Sistémica? ¿A qué niveles podemos constatar esta afirmación?

Después de varios años de "crisis", empezamos a ver que el Sistema se tambalea, el paradigma del crecimiento económico perpetuo se cae por su propio peso, y vemos una ralentización de la economía a nivel global y local, pese a los intentos de mantener artificial y agónicamente este "sacrosanto" crecimiento económico, sin tener en cuenta el impacto ambiental o social que implique mantener tal y como conocemos el modelo de nuestra civilización. No importa fracturar la corteza marina para obtener petróleos no convencionales o condenar a la pobreza y excluir del sistema a gran parte de la población más desprotegida socialmente, lo importante, es el "crecimiento económico", nuestro becerro de oro particular.



De forma intuitiva, es relativamente sencillo ver los ámbitos donde las tensiones nos hacen ver bifurcaciones en los posibles caminos a tomar. En esta primera introducción solo enumeraré y dejaré referencias a cada encrucijada, y más adelante, cada una de estas será objeto de una entrada propia, dada su importancia:

1- Energética: La llegada del Cenit del petróleo (o Peak Oil) condiciona nuestras perspectivas de crecimiento económico y demográfico. La sociedad de consumo, tal y como la concebimos tiene los días contados, y si seguimos funcionando como siempre, sin cambiar nada (Business as usual), es muy probable que nos enfrentemos a un escenario de Colapso Catabólico. Es constatable como se está apostando por la extracción de petróleos no convencionales, que antes ni se planteaba utilizar debido a su baja Tasa de Retorno Energético (TRE) y el grave impacto ambiental. Para el tema energético, como no soy un experto, y toco de oído, recomiendo ferviertemente los siguientes sitios webs:

a) "The Oil Crash": Blog del investigador del CSIC Antonio Turiel. El valor didáctico de este portal no tiene precio. Una joya fruto del esfuerzo divulgativo de un científico comprometido.

b) Foro "Crisis Energética" y "Crash Oil": Think tanks en la red sobre la crisis energética y el pico del petróleo.

2- Económica: Las consecuencias del fin de la energía barata, junto con el endeudamiento masivo de la gran mayoría de países del mundo, muestran no solo la incapacidad de mantener el paradigma del crecimiento perpetuo, si no el daño que causa a la sociedad y al medio ambiente el seguir anclados en un paradigma caduco, que genera desigualdades sociales extremas que reavivan problemas que creíamos olvidados en occidente como la desnutrición infantil o problemas ecológicos fruto del intento desesperado de seguir creciendo a cualquier precio, aunque sea necesario esquilmar los recursos que nos ofrece el planeta, sin pensar en que es nuestro hogar, el de generaciones futuras y el de multitud de seres vivos. No es responsable, si sostenible seguir consumiendo, malgastando y esquilamando nuestros preciados recursos, en una especie de huida hacia delante, que tiene las patas muy cortas. A nivel local, seguimos padeciendo las consecuencias de una burbuja inmobiliaria, y de un modelo de crecimiento basado en el pelotazo especulativo, y parece que no hay intención de cambio por parte de los principales partidos en el hemiciclo, y también hay que decirlo, tampoco se atisba ese espíritu de cambio en la inmensa mayoría de la sociedad. Seguimos alimentando burbujas, como único motor de crecimiento (Burbuja de Fracking, de empresas Biotech, de bonos, de deuda, etc.), sin ver que el problema no se soluciona creciendo!!

Dejo enlaces al respecto:

- Artículo publicado en ZeroHedge:  "The End of an Era"

3- Demográfica: El envejecimiento de la población Occidental, hace que a medio-largo plazo, el sistema actual de pensiones sea insostenible, dado que este es básicamente un sistema de reparto, cuyos fondos vienen de las cotizaciones sociales de los actuales trabajadores. Si la dinámica es cada vez más paro, y cada vez más jubilados, obviamente, algo falla. Habrá que encontrar una solución a este problema en los próximos años, pero parece que o se ignora el problema, o se hace publicidad de sistemas de capitalización de pensiones privadas de fiabilidad más que dudosa. 


Por otro lado, tenemos los llamados países en vías de desarrollo, donde en muchos casos observamos tasas de natalidad desbocadas, lo que produce más pobreza y escasez en estos países ya de por si muy perjudicados por el sistema actual, y con aspiraciones a consumir y a "progresar" por la vía del crecimiento económico, con la consecuente creciente demanda de recursos energéticos y materiales, y el resultante impacto ambiental.

Encontrar soluciones justas a problemas de esta índole son un reto que requerirá mucha colaboración y cooperación internacional, y que a mi juicio, sin cambio de paradigma, están condenadas a acabar de forma muy fea, aplicándose o teniendo lugar "soluciones" a la vieja usanza (guerras, hambrunas y pandemias) que son de todo menos deseables para ningún ser humano.

4- Geopolítica: Los balances y equilibrios de poder, se pueden ver a día de hoy de forma muy evidente en los choques entre la potencia hegemónica actual (¿Y saliente?), los EEUU, y su séquito Occidental, y las posibles potencial locales emergentes, como China o Rusia. Los BRICS buscan hacer piña entre ellos, y deshacerse del yugo del Dólar, mientras que los EEUU intentan mantener su posición de poder, lo cual anticipa crecientes tensiones multifocales, como podemos comprobar en Oriente Medio, en Ucrania o en las disputas en el Mar de China. Los riesgos geopolíticos en las grandes crisis que implican reequilibrios de poder suelen son muy elevados, y suelen implicar conflictos bélicos. Teniendo en cuenta la disputa y competición por los recursos energéticos, inherente al sistema actual, entramos en una fase muy delicada.

En este sentido, poco podemos hacer, más que intentar mantenernos informados, y críticos respecto a las informaciones que se vierten en los medios de comunicación de masas (MSM) y en Internet. En la próxima entrada intentaré hacer una síntesis lo más aséptica posible, recomendando fuentes de información variadas.

En este sentido, destacar que ningún actor a nivel internacional promueve de momento medidas de cambio estructurales o sistémicas para abordar de forma responsable y sincera la encrucijada en la que estamos inmersos.

5- Ecológica: Las consecuencias del paradigma actual, nos hacen ignorar o ningunear las consecuencias ambientales y ecológicas del mantenimiento del "crecimiento perpetuo" (amen). Ciegos ante la obviedad de que todo aquello que vertimos al sistema "Tierra" nos vuelve a la sociedad y al sistema económico, dado que todo forma parte de este mismo sistema.

Grandes eventos como Fukushima, nos deberían hacer entrar en razón. Imágenes como el impacto de las explotaciones de arenas bituminosas en Canadá o de las islas de residuos plásticos en los océanos deberían sensibilizar ante la necesidad de un cambio de modelo urgente, y la urgencia de dejar atrás el BAU.

6- Transición Personal: A todo lo anterior, hay que sumar la necesidad de cambio a nivel individual. Y es que hay que predicar con el ejemplo, no vale quejarse y punto, hay que implicarse, el camino se hace al andar. La toma de conciencia sobre el momento que atraviesa la civilización es un deber como ciudadanos de este nuestro planeta.

La forma en la que empleamos nuestro tiempo, nuestro ocio o simplemente las conversaciones de a pié, día a día, marcan la diferencia. Cada uno de nosotros podemos ser una semilla hacía una cambio necesario; una señal en medio del camino para nuestro entorno más cercano. No se si todavía estamos a tiempo de adaptarnos al futuro de una forma honesta y digna.

¿Estamos dispuestos al menos a intentarlo de forma seria y consciente?

Espero que haya resultado interesante esta introducción, y no se haya hecho pesada. Se que muchos temas se quedan en el tintero, y no han sido abordados en esta presentación. Espero poder dedicarle más adelante el tiempo que merecen, y profundizar, debatir y aprender al respecto.

Un saludo.